Los retos del periodismo en salud: ¿cómo comunicar ciencia de forma adecuada?

Los retos del periodismo en salud: ¿cómo comunicar ciencia de forma adecuada?

En el marco del Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental, el pasado lunes 6 de mayo del 2019, tuvo lugar la mesa redonda “Periodismo y comunicación en la salud”. En la mesa redonda participaron Júlia Bestard, directora de comunicación institucional en IrsiCaixa (Institut de Recerca de SIDA), Jesús Méndez, médico, freelance en periodismo científico y cofundador de Dixit ciencia, y Miguel Ramudo, periodista especializado en medicina y salud, colaborador de Galenia: comunicación médica y Diario Médico. La mesa redonda fue moderada por Juliana Quintero.

 

Júlia Bestard, la primera en intervenir, destacó la importancia de saber divulgar ciencia de manera transparente, responsable y rigurosa. Habló sobre la importancia de preparar un buen gabinete de comunicación en el campo de la investigación científica, ya que, según ella, la comunicación científica es un puente entre la investigación y sociedad, y la conversación suele ser complicada. Según la ponente, las tres reglas de oro de la comunicación científica son: ser útil, pensar en el otro lado y comunicar para todos. Para acabar su presentación subrayó la importancia de comunicar a través de las emociones: “Es importantísimo encontrar un enfoque a través de las emociones para explicar la ciencia. A la hora de vender un tema es tan importante lo que explicamos, como el cómo lo explicamos”.

 

Miguel Ramudo fue el segundo en intervenir. En su presentación expuso los retos, cambios y ventajas de la transformación digital de nuestros tiempos en el ámbito del periodismo sanitario. Para introducir su charla, Miguel presentó el primer iPhone lanzado en el 2007 y comentó “en ese momento, se abrieron las puertas del Internet, esto fue el comienzo de la revolución digital”. Actualmente ocho de cada diez españoles acude a internet para consultas médicas. Las famosas fake news están invadiendo la ciencia de la salud: “Curar el dolor de espalda con zumo de patata cruda”, “El café causa hipertensión” o hasta “Las patatas de McDonalds podrían ser la solución de la calvicie”. Así listó el ponente algunos de los casos extremos que se han vuelto virales en los últimos años. Pero también quiso presentar las partes positivas de la transformación digital, que “logró romper las barreras, ahora todo está a la distancia de un clic. Existen iniciativas como el PortalClinic en contra de las pseudociencias y bulos en el ámbito sanitario”. El periodista sanitario concluyó su presentación pidiendo a la audiencia más rigor en el momento de compartir, publicar, escribir y leer información en el vasto espacio que es el internet.

 

Jesús Méndez, médico y freelance en periodismo, empezó su presentación hablando de su experiencia después de haber dejado la carrera de medicina. Ahora es director de la asociación Dixit ciencia. A lo largo de su vida profesional como periodista, Jesús se ha dado cuenta de lo mucho que se parece la investigación a la estructura narrativa de un periodista: ambos tienen un planteamiento, herramientas, nudo y desenlace. El ponente concluyó su presentación con una cita: “No importa quién lo haga, lo que importa es que lo haga bien”.

 

La sesión finalizó con una discusión impulsada por la audiencia sobre los principales retos del periodismo médico. Cada ponente expresó una visión diferente: para Miguel el peor de los retos es la infoxicación de la sociedad por parte del click-byte; para Júlia, lo difícil que es encontrar equilibrio entre el rigor y el atractivo, evitando generar falsas expectativas. Eso sí, todos coincidieron en lo mal pagado que puede llegar a ser trabajar como freelance, y la dificultad de negociar el trabajo. “Si pagan poco pero te apetece, entonces lo haces por amor al arte” exclamó Jesús Méndez.

 

La sesión finalizó con consejos para lograr con éxito en esta profesión y con una reflexión sobre la importancia de ser paciente. “Es importante saber que Roma no se hizo en un día”. Con estas palabras, Jesús Méndez dio el cierre adecuado a este acto.

 

Joana Pi-Suñer

Making research gender sensitive

Making research gender sensitive

El pasado 16 de mayo Gema Revuelta y Carolina Llorente impartieron el curso «Making research gender sensitive«. Hubo un total de 13 inscritos. Todos los asistentes eran estudiantes de doctorado en Biomedicina o Tecnología de la Información y Comunicaciones de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).

El curso estaba especialmente diseñado para abordar la investigación de género, esto significa muestreo, análisis de género y género de los datos y el enfoque de la investigación en sí (objetivos, preguntas de investigación…). Al comienzo del curso también hubo una breve descripción de Recursos Humanos en investigación (visibilidad, progresión de la carrera…).

El curso, organizado por el CLIK-UPF, se ofrecía en el marco del programa de formación para doctorandos.

Curso de introducción a la RRI en Nápoles

Curso de introducción a la RRI en Nápoles

El pasado 9 de mayo Carolina Llorente impartió un curso de introducción a la RRI en Nápoles. El curso se impartió el primer día del 7th International Symposium on Sensor Science y tuvo una duración de 1 hora y media. Participaron un total de 20 personas: 10 ingenieros y 10 médicos.

 

Los participantes se dedicaban a la investigación biomédica utilizando sensores. Estos sensores sirven para tele-monitorizar personas con determinadas enfermedades a posibles diagnósticos no invasivos. L@s participantes estaban muy interesad@s en la importancia de los equipos multidisciplinares en investigación en temas de bioingeniería y cómo y qué estrategias podían utilizar para incorporar las visiones, necesidades y expectativas de l@s pacientes.

 

Una participante del curso compartió una reflexión muy interesante: «Nosotros los ingenieros estamos entrenados para resolver problemas, tenemos una visión muy práctica y muy resolutiva de las cosas. Por esto creo que nos puede ser muy útil tener reuniones con los médicos y con los pacientes des del principio para tener en cuenta todas las limitaciones físicas o de la naturaleza que sea, puede ser hasta más estimulante para nosotr@s el hecho de tener una visión general y completa del problema.»

El dolor crónico: investigación, tratamiento y perspectivas futuras

El dolor crónico: investigación, tratamiento y perspectivas futuras

El pasado miércoles 8 de mayo tuvo lugar un nuevo café científico, en el marco de la iniciativa Avanzamos contigo y por ti, organizada por el Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (DCEXS) de la UPF con la colaboración del Hospital del Mar. En esta ocasión, el tema central fue el dolor crónico y contó con la participación de los expertos Rafael Maldonado, responsable del Laboratorio de Neurofarmacología-Neurophar del DCEXS y Antonio Montes, responsable de la Unidad de Dolor del Hospital del Mar; y fue moderado por Carolina Llorente, coordinadora del Centro de Estudios en Ciencia, Comunicación y Sociedad de la UPF (CCS-UPF).

Rafael Maldonado, catedrático de Farmacología de la UPF, durante su presentación.

Rafael Maldonado empezó su presentación con un repaso a las bases fisiológicas del dolor. Explicó las diferencias entre el dolor agudo y el dolor crónico y cómo se puede tratar farmacológicamente. Planteó que disponemos de herramientas para tratar el dolor de poca intensidad, como por ejemplo los AINEs (como la aspirina, el paracetamol o el ibuprofeno), que frenan la entrada de dolor a nivel periférico. Por otro lado, también se dispone de fármacos para tratar el dolor muy severo, como por ejemplo los opiáceos. Estos últimos frenan la transmisión del dolor y también activan nuestro propio sistema de inhibición del dolor.

Estos fármacos, aunque tienen efectos indeseables, son eficaces para estos tipos de dolor. Sin embargo, “estamos huérfanos de herramientas para tratar el dolor de intensidad intermedia”, apuntó. Explicó como “una posible solución para el dolor intermedio podría ser el estudio de los cannabinoides, que es una línea de investigación prometedora”.

Una posible solución para tratar el dolor de intensidad intermedia podría ser el estudio de los cannabinoides.

El anestesiólogo y profesor asociado de la UAB, Antonio Montes, durante su presentación.

A continuación, Antonio Montes, presentó otras técnicas para modular y tratar el dolor como por ejemplo la radiofrecuencia. Posteriormente habló sobre la epidemia de consumo de opiáceos en los Estados Unidos. Repasó sus causas y las acciones que se están tomando para evitar su uso excesivo, mediante un control estricto. De hecho, explico cómo, en algunos casos, una respuesta demasiado firme también ha supuesto un problema al dejar de prescribirlos cuando sí son necesarios. “Pero el consumo de opioides no es solo en un problema en los Estados Unidos”, apuntó, “en Cataluña se ha incrementado en un 60% entre el 2012 y el 2018”. Y especificó que “nos preocupan especialmente los opioides de acción ultrarrápida, que solo están indicados para casos muy concretos”.

Después de las presentaciones se abrió un turno de preguntas en el que hubo una gran participación del público. Entre otros temas, se habló del control de la prescripción de opioides, el dolor oncológico, el tratamiento del dolor en geriatría, la fibromialgia o los componentes emocional y cognitivo del dolor, que son fundamentales en su cronificación.

El ciclo de cafés científicos Avanzamos contigo y por ti busca reunir a pacientes, familiares, investigadores, médicos y estudiantes en un ambiente cálido y cercano en el que compartir sus conocimientos y experiencias sobre un tema de interés. En un café científico no hay expertos y no expertos: todo el mundo tiene cosas por explicar y cosas por aprender, todos comparten un mismo tema y aportan visiones distintas. En cafés anteriores sean tratado temas como las enfermedades raras, los trastornos de ansiedad y depresión, las adicciones y las alteraciones de la memoria. Esta iniciativa fue ganadora en el 2015 del concurso de Responsabilidad Social Universitaria de la UPF.

 

Fuente: https://www.upf.edu/inicio/-/asset_publisher/1fBlrmbP2HNv/content/id/224500007/maximized#.XNkqbY4zaUk

¿Qué es la ciencia ciudadana y porqué hoy más que nunca necesitamos tu ayuda?

¿Qué es la ciencia ciudadana y porqué hoy más que nunca necesitamos tu ayuda?

El proyecto GRECO pide la ayuda de personas que, de forma voluntaria, quieran contribuir a demonstrar que la participación de la ciudadanía en los procesos de investigación científica resulta en la generación de productos altamente innovadores, contribuyendo a su vez a los avances científicos.

Hasta el próximo 15 de mayo, los interesados pueden registrarse para participar de un proceso de inteligencia colectiva online y diseñar un producto aplicable a la comunidad científica que trabaja por un mundo más sostenible. No hace falta ser experto en tecnologías, ni en un área temática en concreto… ¡basta con registrarte y estar dispuesto a impulsar tu creatividad durante la semana del 17 al 24 de mayo!

Las mejores propuestas serán recompensadas con premios y el proyecto GRECO se compromete a poner en marcha una de ellas.

 

Hablando de ciencia ciudadana

La Ciencia Ciudadana es un término acuñado para definir el proceso participativo por el cual los ciudadanos se involucran directamente en el proceso de investigación.  No existe un perfil único de científico ciudadano: los niños de un colegio, los estudiantes de universidad, los aficionados a una temática o los expertos en otra, los habitantes de zonas rurales e incluso gente que no sabe leer ni escribir tienen la capacidad de aportar a la investigación en diferentes ámbitos.

Y, ¿por qué es importante la colaboración de la ciudadanía en ciencia? Hay muchas razones, entre ellas:

  • Porque una perspectiva diversa e inclusiva asegura un proceso de investigación responsable, que tenga en cuenta las necesidades, expectativas y preocupaciones de la sociedad.
  • Porque se ha demostrado que el pensamiento colaborativo es el que produce verdaderas innovaciones sistémicas y disruptivas, en vez de pequeñas innovaciones graduales. Esto se ha aplicado es proyectos como PolyMath y es también el potencial que persigue el proyecto CoLab UPM.
  • Porque existen datos que los científicos necesitan para sus trabajos y que, por su diversidad, disparidad geográfica o incluso singularidad, serían difíciles de registrar de no ser por la ayuda de la ciudadanía. Esto se ha hecho en proyectos como D-NOSES, Contadores de estrellas, LiquenCity o Micromascotas.
  • Porque el avance de la tecnología y las grandes infraestructuras tecnológicas están proporcionando cantidades enormes de datos, que los propios equipos de investigación son incapaces de analizar. Entonces, a través de juegos y aplicativos, la ciudanía contribuye a clasificar o seleccionar esos datos facilitando el trabajo; como ha ocurrido en los proyectos MalariaSpot y STARTS4ALL.

 

Aunque la mayoría de investigadores reconocen las bondades de la Ciencia Ciudadana, no es fácil convencer a los científicos que cambien sus hábitos de trabajo para intentar que los ciudadanos sean una parte activa de sus investigaciones.  En la actualidad, el científico se ha convertido en un actor que asume múltiples responsabilidades, investigando, transmitiendo el conocimiento, formando nuevos investigadores, buscando y gestionando la financiación e incluso estudiando la Ley. Por eso, cuando GRECO ha preguntado a investigadores sobre la ciencia ciudadana, es evidente la desconfianza por adoptar nuevas propuestas y comprometerse con una manera diferente de actuar.

 

Participación ciudadana para crear Ciencia Ciudadana

En GRECO entendemos la desconfianza de los científicos e intentamos escuchar de forma activa y buscar soluciones, al tiempo que perseguimos el legado de integrar de forma habitual la Ciencia Ciudadana en los procesos científicos. Por ello, estamos explorando una iniciativa que denominamos Participación ciudadana para crear Ciencia Ciudadana.

 

La metodología que estamos ensayando consta de dos fases:

  1. Preguntamos a investigadores: ¿cómo puede la ciudadanía colaborar de forma activa en tu investigación, en este caso, en energía solar? Y ¿por qué los ciudadanos estarían dispuestos a colaborar de forma voluntaria en dicho proceso? Es decir, ¿qué ofrece tu investigación a la sociedad? En esta fase, ya culminada, recogimos más de 60 respuestas de equipos de investigación internacionales.

 

  1. Ahora, ¡es tiempo de involucrar a la ciudadanía desde la concepción del proyecto! En esta fase, ciudadanos de todas partes del mundo se implican para diseñar y planear un producto que responda al reto abordado por los científicos en la fase anterior. Es por eso que convocamos a todos a participar y aprovechar el enorme potencial de la colaboración para crear un proyecto de ciencia ciudadana entre el 17 y el 24 de mayo.

 

 

Todas las propuestas serán evaluadas por un jurado compuesto por representantes de diversas disciplinas y sectores de la sociedad. GRECO se compromete a ejecutar técnicamente la idea mejor evaluada y así seguir promoviendo la integración de la sociedad civil como un continuo en la ciencia y la tecnología.

 

En conclusión, GRECO desarrollará un producto innovador ideado y planificado de forma conjunta por la ciudadanía. Así, GRECO empodera la inteligencia colectiva y el conocimiento que existe más allá de la academia y espera que el producto desarrollado sea un bien común que permita que la investigación en energía solar avance de forma responsable.

 

Ana Belén Cristóbal & Luisa Barbosa

Convocatoria abierta: FORTALECER LA CIUDADANÍA, PROMOVER LA ENERGÍA SOLAR

Convocatoria abierta: FORTALECER LA CIUDADANÍA, PROMOVER LA ENERGÍA SOLAR

El proyecto GRECO promueve la cooperación entre ciudadanos y científicos. Por eso, con esta convocatoria, invitamos a todos los ciudadanos a que aprovechen su creatividad y la inteligencia colectiva para dar ideas sobre cómo incluir a la ciudadanía en la investigación en energía solar.

¿Estás interesado en la energía solar? ¿Tienes ideas novedosas y emocionantes sobre cómo los científicos pueden mejorar la investigación y hacerla más inclusiva? ¡Entonces participa en nuestro concurso internacional!

Durante cinco días, tu reto será trabajar con un equipo para analizar los comentarios de 50 científicos sobre cómo podría ser la investigación centrada en los ciudadanos. Después, deberán elaborar una propuesta práctica de dos páginas en la que describan sus ideas.

Los participantes recibirán la lista completa de comentarios, indicaciones y criterios de evaluación de las propuestas en la ceremonia de apertura del concurso el 17 de mayo de 2019.

Atención al calendario:

No te pierdas la oportunidad de participar y ganar hasta 1.700 euros.

¡Las inscripciones cierran el 15 de mayo!

La información detallada y las bases reguladoras del concurso están disponibles en la Web.

 

Información adicional:

GRECO busca poner en práctica la Ciencia Abierta (Open Science) a través de un proyecto de investigación en energía solar. GRECO quiere demostrar que un mayor respaldo social desemboca en un incremento en la utilización e integración de los productos de innovación en este campo. Así, basados en los principios de la RRI y en la participación ciudadana, GRECO propone soluciones para aumentar la vida útil de la tecnología, reducir sus costes con un mayor rendimiento y aportar innovaciones en agricultura y arquitectura. El proyecto es financiado por el programa Horizon 2020 de la Unión Europea (Grant 787289).