.

Desde hace años, en los medios de comunicación se anuncian productos que están avalados por centros de investigación o por médicos que aparecen recomendando su uso. Esta práctica se ha convertido en un modo habitual de publicidad donde podemos encontrar productos que tienen grandes beneficios para nuestra salud:  yogures para la flora intestinal, bebidas que regulan el colesterol, lácteos que protegen los huesos de la osteoporosis, etc. Hasta ahora parecía que el médico o el nombre del centro de investigación que aparecían en el anuncio valía como garantía de calidad y fiabilidad, sin embargo finalmente la UE ha tomado cartas en el asunto. Os recomendamos el artículo de El País “Doctor, recete este yogur”, publicado el sábado 24 de abril.

3 pensamientos sobre “Ciencia como argumento de venta”

  1. Por suerte… la “religión médica” también tenía que caer del pedestal para poder ser cuestionada y analizada de forma objetiva. Ya me parece bien que se “intenten” anteponer los beneficios para la salud de la población a los beneficios económicos de un grupo reducido de expertos.

  2. Es un artículo muy interesante. Creo que la publicidad engañosa es doblemente perjudicial en el ámbito de la alimentación porque no solamente se está engañando al consumidor, sino que, al mismo tiempo interfiere perjudicialmente en su salud, puesto que mucha gente sustituye una dieta equilibrada por estos “productos milagrosos”.

  3. Es cierto que la publicidad tiene cierta influencia en la opinión del consumidor, sobre todo si viene avalada por científicos y es correcto que desde la administración se intente acabar con prácticas de publicidad engañosa, pero la población debe tener suficiente sentido común para no dejarse embaucar por “milagros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *