Que la televisión sigue siendo a día de hoy el medio de comunicación por excelencia, es un hecho. No obstante, ¿se aborda por igual cualquier temática en este medio? Concretamente, ¿qué papel juega la ciencia?

Con la finalidad de debatir sobre el estado actual de la divulgación científica en televisión, el pasado lunes día 4 de marzo, la periodista Graziella Almendral y los científicos Dani Jiménez y Pere Renom fueron invitados a participar en la mesa redonda que tuvo lugar en la Universidad Pompeu Fabra-Barcelona School of Management (UPF-BSM).

La moderadora y estudiante del Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental en la UPF-BSM, Karen Yalta, presentó a los invitados mediante la proyección de vídeos breves, en los que los asistentes pudimos ver fragmentos de algunos trabajos de los ponentes en televisión.

Inició la sesión Dani Jiménez, físico y director de la empresa de comunicación científica Creaciència, además de presentador del programa Dinàmiks en TV3, que pretende acercarse al público más joven mediante experimentos científicos en directo.

Siguió Pere Renom, biólogo, filósofo, reportero y redactor del programa Quèquicom, también en TV3. El biólogo busca dotar a los espectadores de conocimientos para entender la naturaleza y, por otro lado, facilitar la comunicación entre científicos y ciudadanía.

Finalmente, vimos fragmentos de algunos documentales dirigidos por Graziella Almendral, directora del canal Indagando TV, el primer canal de televisión español especializado en ciencia. La periodista quiso remarcar que, a pesar de encontrarnos en un momento donde la sociedad consume gran cantidad de vídeos breves a través de las redes sociales, no existe un único formato audiovisual para la divulgación de contenido científico. Graziella defiende que los documentales y los vídeos breves no son formatos excluyentes, sino que pueden convivir en un mismo espacio y tiempo.

Ahora sí, empezaba la ronda de preguntas por parte de los asistentes. La mayoría de las intervenciones abarcaron temas relacionados con la audiencia y el formato.

Actualmente, en Catalunya hay repartidos alrededor de 400 audímetros, pero, ¿hasta qué punto somos fieles a nuestros gustos y vemos los mismos programas con o sin audímetro? Afortunadamente, existen otros factores, como la cuota o el impacto, que permiten analizar las audiencias.

“En los programas de menor audiencia es más importante el impacto. Si tu producto va dirigido a un segmento muy concreto de la sociedad, tiene que medirse en calidad y no en cantidad de gente a la que llega. No es tanto el volumen sino cuánto ha impactado. La divulgación científica está bien hecha si cumple con sus objetivos, no si llega a mucha o poca gente”, comentaba el presentador del programa Dinàmiks.

“Muchas veces, los programas de divulgación científica están destinados a una audiencia ya interesada por la ciencia. Habría que revisar el formato de los programas”. Con este comentario, la directora de Indagando TV daba paso al debate sobre el formato. Los tres ponentes coincidían en que falta variedad e innovación. Sin embargo, cuando uno de los asistentes preguntó sobre la opción de crear un informativo de noticias científicas, aparecieron diferentes puntos de vista. “Las noticias de ciencia que se generan son, en su mayoría, muy específicas, relevantes dentro del contexto científico, pero poco interesantes para el público general. Creo que no podríamos cubrir un informativo exclusivamente con noticias científicas”, opinaba el reportero de Quèquicom. Sin embargo, Graziella sí cree en este formato.

También se habló de la posibilidad de traspasar los programas de ciencia a plataformas digitales, como por ejemplo Netflix o YouTube. “Vivimos en la última era de la televisión lineal, es decir, de ver un determinado programa porque lo dan a una hora concreta. Está claro que el futuro está en estas nuevas plataformas. Sin embargo, el contenido y la narrativa seguirán primando en estos programas, independientemente de dónde se emitan”, comentaba Dani. Los tres ponentes coincidían en que se trata de un campo en el que queda mucho por descubrir todavía.

Finalmente, ya en la recta final de la mesa redonda, se debatió hasta qué punto es necesario conocer los intereses de la audiencia a la hora de crear contenido televisivo. A pesar de que los tres invitados opinan que siempre es enriquecedor recibir este feedback por parte de la audiencia, hicieron diferentes incisos. “Normalmente, la gente no pide información de temas científicos. Creo que tiene que ser al revés: los divulgadores debemos brindar a la sociedad la oportunidad de conocer un tema determinado y, por consecuente, despertar su interés”, apuntaba Dani. Pere añadió que “el mejor piropo que te pueden lanzar es: no sabía que me interesaba este tema y, gracias a vuestro programa, ¡me he dado cuenta de que sí!”

Los invitados quisieron concluir el acto con una reflexión: vemos y repetimos, así funciona nuestra mente, pero es necesario innovar y crear contenido sorprendente. Quedan muchos formatos por explorar que tienen un gran potencial.

 

Elena Lapaz

 





firma
Este blog cuenta con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades