Gemma Revuelta

Gema Revuelta, directora del Centro de Estudios de Ciencia,Comunicación y Sociedad de la UPF

Una parte crucial del trabajo de las personas que hacemos investigación consiste en publicar los resultados de nuestros estudios, pero ¿podemos conformarnos con hacerlo en revistas especializadas? Claramente, la respuesta es NO. Si bien la revista académica es la primera puerta que de manera obligada debemos atravesar, ir más allá significa una oportunidad que no podemos dejar pasar. Por si alguien aún pone en duda esta afirmación, déjenme que revise las siguientes razones: 1) la investigación de la realidad y sus retos debe ser multidisciplinar, 2) la empresa y la academia deben converger, 3) la administración y la política deberían tener más en cuenta la evidencia científica y 4) la sociedad y la comunidad académica son mutuamente dependientes, por lo que deben conocerse mejor.

Adoptar un enfoque multidisciplinar es la única manera para abordar cuestiones complejas como las que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible o cualquier reto social, económico o cultural. Por lo tanto, debemos asegurar que nuestros proyectos y resultados lleguen a investigadores de otros campos, aunque hablen diferente jerga o utilicen otros métodos. Por su parte, la desconexión entre el sector productivo y la academia supone un problema insostenible: la industria no tiene en cuenta el conocimiento generado por la academia y esta no suele considerar las necesidades del sector empresarial. Aquellas investigaciones que tienen mayor visibilidad tienen también más oportunidades de ser consideradas por la industria. En tercer lugar, el conocimiento que se genera en la academia podría contribuir a tomar mejores decisiones por parte de los responsables de la administración, pero para ello ha de ser visible. Finalmente, la comunicación representa una oportunidad para contribuir al avance de la cultura científica de la sociedad e incluso para mejorar la calidad de nuestras investigaciones, ya que al existir un mayor acercamiento es más probable que nuestros objetivos de investigación y la manera de abordarlos sean más consonantes con las necesidades, valores y expectativas de la ciudadanía.

Adoptar un enfoque multidisciplinar es la única manera para abordar cuestiones complejas como las que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible o cualquier reto social, económico o cultural.

Una buena investigación debe acompañarse siempre de una buena comunicación, podemos concluir. Pero ¿quién debe comunicar? En un estudio del Centro de Estudios de Ciencia, Comunicación y Sociedad de la Universitat Pompeu Fabra, la opinión generalizada entre los más de 1000 investigadores encuestados fue que la comunicación debía ser una responsabilidad compartida entre los responsables de comunicación de las universidades (87%), los periodistas (74%) y los investigadores (69%) (Llorente et al. 2019). Sin embargo, la misma encuesta dejaba patente que los investigadores no han recibido formación para hablar ante los medios o ante el público. La UPF ha sido pionera en la formación en comunicación científica (Revuelta et al. 2020). En 1995, lanzamos el primer máster de comunicación científica de España y uno de los primeros de Europa. En 1998, el plan de estudios del grado en Biología Humana incluyó una asignatura de comunicación, apuesta también sin precedentes. Actualmente, se enseña comunicación en muchos de los programas de máster y doctorado. Sin embargo, deberíamos intentar que todo el personal investigador – además del alumnado – adquiera competencias comunicativas y participe activamente para que su trabajo sea conocido por la sociedad general y por grupos estratégicos de la administración, la industria y otros sectores.

 

Llorente C, Revuelta G, Carrió M, and Porta M. 2019. “Scientists’ Opinions and Attitudes towards Citizens’ Understanding of Science and Their Role in Public Engagement Activities.” PLOS ONE 14(11):e0224262. doi: 10.1371/JOURNAL.PONE.0224262.

Revuelta G, De Semir V, Llorente C. 2020. “Spain: Evolution and Professionalisation of Science Communication”. In Gascoigne T and Shiele B (eds) “Communicating Science. A Gobal Perspective”. Australian National University Press. doi: 10.22459/CS.2020.34.

 

Fuente: https://www.upf.edu/web/360upf/numero10/calidoscopi/gema-revuelta

 



Este blog cuenta con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Ciencia e Innovación